El sitio web, la nueva tarjeta de presentación

En el pasado, cuando no se usaba demasiado el internet, la primera impresión que tenían los clientes de las empresas era el encargado de la ejecución de ventas, los empleados de la tienda o una tarjeta de presentación. Durante esas épocas se invertía más en crear diseños corporativos llamativos y eficaces, con gran calidad de impresión. Pero actualmente el primer contacto que tenemos con las empresas o negocios son sus portales web.

Estadísticamente se muestra que los consumidores u otras empresas que buscan proveedores, evalúan éstos por medio de sus portales web antes de ponerse en contacto con ellos. El diseño de la página dice mucho de la empresa, lo que ofrecen, calidad, profesionalismo, compromiso y número de clientes. Aún resulta difícil de creer que en pleno 2015 hay empresas que no prestan atención a su portal web y no revisan su diseño, por lo menos dos veces al año.

La mejor estrategia sería sin duda alguna tratar el diseño de la página web con tanto detalle e importancia como se miden los metros cuadrados de una tienda, en la que se buscará total eficiencia. Es todo un reto para los diseñadores, pues debe ser cada vez más competitivo y ser entregados en menor tiempo y con altos niveles de calidad y funcionalidad.

El mundo impreso comparado con el diseño web, tiene grandes diferencias y otras reglas, sin embargo, son menos estáticas, hace un tiempo la regla en web era mantener archivos de muy bajo peso y poca resolución, ahora es todo lo contrario, obligando a considerar niveles de resolución mucho mayores. Al parecer la industria digital extrañará la estabilidad de los impresos más de lo que en sus inicios se esperaría.